AUDITORIA ENERGETICA

En auditoria energetica, nuestro objetivo: tu ahorro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una auditoria energetica es un proceso que compara un escenario energético actual con un escenario óptimo, con el objetivo de identificar los elementos diferenciales y realizar propuestas de mejora que reduzcan el consumo de forma viable.
Además, nuestra auditoria energetica cumplimos con el estándar de calidad UNE 216501, aplicando acorde a estos estándares la siguiente sistemática operativa:

  • Fase 1: Toma de datos de producción, consumos, equipos, mediante aportación de datos por el cliente y mediciones in situ con .
  • Fase 2: Auditoría Energética, en la que se llevan a cabo los análisis, cálculos y propuestas de mejora.
  • Fase 3: Implantación de mejoras acordadas con el cliente.
  • Fase 4: Seguimiento de resultados con medición y verificación de ahorros y consumos

03 auditoria-energetica-03Los objetivos de una auditoria energetica, se traducen en que el cliente logre los siguientes beneficios:

  • Optimizar la contratación de la energía eléctrica y combustibles.
  • Mitigar el impacto ambiental y volumen de emisiones asociadas a la actividad empresarial.
  • Proponer medidas de ahorro y eficiencia energética para la optimización de las instalaciones actuales, así como la incorporación de nuevas tecnologías y diversificación energética.
  • Obtener Ayudas y Subvenciones de Entidades Públicas para realización de auditorias y proyectos de eficiencia.

La Organización Internacional de Normalización (ISO) ha publicado la Norma ISO50001, una norma que, con su implantación certifica la existencia de un sistema optimizado para el uso correcto de la energía, con el consiguiente impacto positivo en los costes financieros asociados.

La Norma ISO50001 puede ser implantada en cualquier organización, independientemente de su tamaño, sector y ubicación.

Consideramos conveniente realizar una auditoria energtica si creemos que en un determinado lugar:

  • Se emplean aparatos poco eficientes.
  • Se lleva a cabo un escaso mantenimiento de los equipos.
  • Se producen pérdidas energéticas por un aislamiento deficiente.
  • Hay un desconocimiento de los hábitos adecuados de consumo.

Ahorro y eficiencia energetica