CARPINTERIAS PASSIVHAUS

Los huecos son el punto débil de la envolvente de cualquier edificio, por lo que se debe poner mucha atención en su ubicación durante el diseño del proyecto, y en su correcta colocación durante la obra y en la elección de las carpinterias passivhaus

carpinterias passivhaus

Carpinterias passivhaus

Las carpinterías utilizadas en edificios pasivos tienen muy baja transmitancia térmica.

Por ello las carpinterias passivhaus deben tener un cualidades que una carpinteria tradicional no tienen, para responder a estas necesidades de ahorro energético y de transmitancia térmica.

El Passivhaus Institut certifica las ventanas de los fabricantes que demuestran cumplir todos los requisitos, les otorga un sello de componente certificado, y los  publica en una lista actualizada. Cualquier otra ventana “no certificada”, deberá cumplir y justificar los valores exigibles para formar parte de un proyecto passivhaus.

¿Cómo lo consiguen?

  • Combinan un vidrio muy eficiente con una o dos cámaras.
  • Una cámara entre vidrios a menudo optimizada con el empleo de gases como el Argón o el Kriptón.
  • Minimizan las pérdidas de calor controlando el puente térmico que existe entre el cristal y el marco, colocando un separador eficiente de baja conductividad, normalmente en plástico en lugar de el habitual metálico.
  • El marco es altamente aislante gracias al empleo de cámaras y membranas de rotura de puente térmico.
  • La instalación sobre el muro se optimiza y se cuida al detalle para minimizar también el posible puente térmico e instalando membranas precomprimidas para conseguir la estanqueidad al aire.

Una mala instalación arruina la mejor ventana, por esto la instalación de las ventanas passivhaus, se comprueba de modo práctico, por un lado, el impacto que tiene en el balance energético de toda la vivienda o el edificio y, por otro, el bienestar y confort que la habitación y la vivienda ganan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.